fbpx

Iglesia Presbiteriana: solidaridad con los amenazados y perseguidos

 
La Iglesia Presbiteriana de Colombia (IPC) expresa su solidaridad con las Instituciones hermanas y las personas referenciadas en un panfleto donde un grupo armado ilegal autodemoninado “Águilas Negras” amenaza de muerte un conjunto de líderes y lideresas sociales, defensores y defensoras de derechos humanos, organizaciones, periodistas, dentro de las cuales se encuentra la organización de la Iglesia Menonita de Colombia JUSTAPAZ.
 
“Con profunda tristeza y preocupación vemos como los violentos pretenden apagar las voces  de quienes defienden la vida. Es por eso que como Iglesia, hermanos y hermanas en la fe les hacemos un llamado para que nos unamos en oración solidaria por todas las personas que están siendo amenazadas y perseguidas, que también podamos hacer eco en nuestras congregaciones y en actos de fe y solidaridad, clamemos a Dios por este momento difícil de Colombia y en particular por el alto riesgo de las personas que defienden la vida y la paz”, dice la nota firmada por el Rev. Diego Higuita Arango, Secretario General de la IPC.
 
JUSTAPAZ es una organización de la Iglesia Cristiana Menonita de Colombia y socia de la Iglesia Presbiteriana de Colombia en la plataforma DIPAZ con una trayectoria de 24 años de servicio evangélico con énfasis en No violencia en la construcción de Paz.
 
Justapaz en su comunicado exhorta a los grupos armados ilegales a cesar toda acción intimidatoria, respetar la vida y dignidad de toda persona humana, pues somos Hijos e Hijas de Dios. La Vida es sagrada y debemos cuidar y promover la defensa de los derechos humanos, la convivencia pacífica y el bienestar de todos los colombianos y colombianas. Por tanto, rechazamos el uso de cualquier tipo de violencia o acción intolerante que limite los esfuerzos plurales de construcción social.
 
"CREEMOS que la paz es fruto de la justicia social (Isaías 32:17). Necesitamos superar las causas que generan exclusión, fortalecer la cultura democrática y abrazar los caminos de la reconciliación cimentada sobre el diálogo y la solución pacífica a los conflictos sociales. Desde nuestra experiencia de fe, la construcción de paz exige sanar heridas, restaurar vidas y hacer realidad un proyecto de nación pluralista, participativo y fundado en el respeto de la dignidad humana."
 
Hacen un llamado urgente a orar por la paz de Colombia y movilizarse en favor de los esfuerzos de quienes buscamos la verdad, la justicia, la reparación integral de las víctimas y la no repetición de los hechos de violencia. Es tiempo de dialogar, de cumplir e implementar los acuerdos de paz y seguir construyendo consensos sociales, culturales, políticos y ambientales para hacer realidad las paces en los territorios.
 
Invitan a las iglesias, comunidades socio-eclesiales, defensores y defensoras de los derechos humanos y a las organizaciones sociales a no desfallecer y articularse en los esfuerzos por la construcción de paz del país.
 
Aquí la carta de Justapaz: COMUNICADO JUSTAPAZ 2018.
 
Foto: Pixabay