fbpx

Brasil: Curso de verano aborda la situación de migrantes en el mundo

 
Por Mónica Santos / Comunicación / CV2019
 
En la semana donde se oficializó la retirada brasileña del Pacto Mundial Migratorio  (ONU), la CESEEP (Centro Ecuménico de Servicios para la Evangelización y Educación Popular) comenzó la Escuela de Verano 32 , provocando una reflexión sobre situación de los y las migrantes en el mundo.
 
Con el tema “Por una ciudad acogedora: Somos todos Migrantes”, la iniciativa comenzó el miércoles 9, y se realizará hasta el día 17 de enero, en las dependencias de la PUC (Pontificia Universidad Católica) de São Paulo.
 
"El tema de este año viene de encuentro con las necesidades de perfeccionar y crear medidas para remediar las dificultades y precariedades enfrentadas por este pueblo, que crecen cada día, y lidiar con con este acontecimiento de forma acogedora “. Es importante un trabajo de concientización e incentivo junto a las comunidades para que el migrante sea reconocido y respetado como un ciudadano, teniendo una vida más digna".
 
La Escuela de Verano 2019 reúne a cerca de 300 personas de diversos países del mundo, y el programa incluye conferencias a cargo de especialistas, así como diversos talleres, siguiendo los siguientes pilares: Arte, ecumenismo, educación popular y esfuerzo .
 
"A pesar de la triste noticia de la salida del Pacto de Migración, el primer día de curso fue positivo: “Creo que podemos reunir a personas que demuestran un fuerte interés en hacer una diferencia, y vinieron para herramientas y contenidos para tomar acción en sus comunidades, cambiando esta realidad en torno a los migrantes".
 
El presidente del CESEEP, el padre Benedicto Ferraro, explicó que en el contexto mundial, las leyes de inmigración son cada vez más rígidas y selectivas. Brasil, sin embargo, tuvo un pequeño avance, con la Ley de Migración 13.445 / 2017, que trajo una mirada diferenciada a los derechos humanos de los inmigrantes y un nuevo ordenamiento jurídico, aunque con restricciones prácticas y de acceso a su contenido avanzado y prometedor.
 
"La participación en el Pacto Mundial de migración sería un paso importante hacia la inclusión de proceso de los inmigrantes. Ellos necesitan apoyos como éste, al final sufren con los aspectos socioeconómicos que dificultan su supervivencia".
 
El Pacto se creó en 2018, estableciendo parámetros para que los países acojan a inmigrantes dentro de un proceso seguro, ordenado y regular. Cerca de 120 países se adhirieron a la medida.