fbpx

El CMI respalda los llamamientos a la paz y el diálogo cruciales en Colombia

 
El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) acogió en Nueva York del 27 al 30 de mayo a una delegación compuesta por dos líderes eclesiásticos y una víctima de amenazas de muerte que perdieron familiares por el conflicto en Colombia. Los tres hablaron con los estados miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el empeoramiento de la situación en relación con los acuerdos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el estancado diálogo con el Ejército de Liberación Nacional.
 
El obispo Atahualpa Hernández, presidente de la Iglesia Evangélica Luterana en Colombia; el Rev. Milton Mejía, de la Iglesia Presbiteriana en Colombia y Nidiria Ruiz Medina, de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, fueron a las Naciones Unidas para abogar por la plena la implementación de los acuerdos de paz, la protección de las y los defensores de los derechos humanos y la reanudación del diálogo con el Ejército de Liberación Nacional. Todos ellos son miembros de DIPAZ, la plataforma inter-eclesial de diálogo para la paz en Colombia.
 
"La situación está empeorando en Colombia. Hay regiones enteras donde el gobierno no está presente para proteger a la gente. Setecientos defensores de derechos humanos y excombatientes han sido asesinados en los últimos dos años ”, dijo Nidiria Ruiz Medina, víctima del conflicto de la región de Naya. Sus principales preocupaciones son la protección de los defensores de los derechos humanos, el importante papel de las mujeres en el proceso de paz y la protección de los derechos a la tierra de los pueblos indígenas".
 
"Las entidades corporativas tienen contratos con paramilitares para forzar a las personas desarmadas de la tierra. La tierra es luego robada para ser utilizada para empresas corporativas e intereses privados", dijo. "Esto desplaza comunidades enteras de indígenas y residentes. Estamos pidiendo al gobierno que cumpla su promesa de protección".
 
La delegación de DIPAZ se reunió con ocho Estados miembros del Consejo de Seguridad y el Departamento de Mantenimiento de la Paz y Asuntos Políticos de las Naciones Unidas.
 
Parados firmemente contra la violencia
 
Durante una reunión con el embajador de Guinea Ecuatorial, recibieron la seguridad de que el consejo está unido al querer ver la implementación completa de los acuerdos de paz.
 
Durante un evento público celebrado en el Centro de la Iglesia, el 29 de mayo, Mejía expresó su preocupación por el hecho de que el gobierno colombiano propone enmendar los acuerdos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia de manera unilateral y que ciertos gobiernos asuman que cualquier organización que busque el diálogo con El Ejército de Liberación Nacional está en connivencia con los terroristas. "Nos oponemos firmemente a todas las formas de violencia. Defendemos la paz", dijo. "El Evangelio nos obliga a promover la paz con justicia y buscar la reconciliación".
 
Y del obispo Atahualpa Hernández: "Estamos pidiendo a la comunidad internacional que apoye a Colombia en la implementación total de los acuerdos de paz, que apoye la protección de los defensores de los derechos humanos y ex combatientes, y que reanude el diálogo con el Ejército de Liberación Nacional".
 
“"En la Oficina Ecuménica de las Naciones Unidas, trabajamos con las iglesias miembros para ayudarlas a elaborar su defensa internacional en las Naciones Unidas de una manera que se vincule con los procesos y mecanismos actuales y conduzca a resultados mensurables", dijo el Rev. Douglas Leonard, WCC Representante ante las Naciones Unidas en Nueva York.
 
"En el caso de Colombia, es importante que la defensa y las posiciones de las iglesias se escuchen tanto en el Departamento de Mantenimiento de la Paz y Asuntos Políticos de las Naciones Unidas como en las reuniones directas cara a cara con los embajadores que forman parte del consejo de seguridad", dijo.
 
Texto: CMI
Traducción: ALC Noticias