fbpx

Gloria Ulloa: “Persistimos en creer que Dios nos llama a la reconciliación”

 
Por Gloria Ulloa
 
Qué difícil es peregrinar en el camino de la convivencia pacífica. “Caminar juntos al servicio de la justicia y la paz ha sido y sigue siendo un largo camino. Hay momentos en los que es y seguirá siendo un camino agotador, tortuoso y, en ocasiones, peligroso” — Agnes Auboum, Moderadora del Consejo Mundial de Iglesias.
 
Desde hace 5 años el Consejo Mundial de Iglesias ha estado acompañando el proceso que llevó a Colombia a un Acuerdo de Paz. En estos casi tres años después de la firma, ha visitado estamentos gubernamentales responsables de su implementación; ha escuchado informes de la Comisión de Verificación de la ONU, del Instituto Kroc, de la Comisión de la Verdad y de la Justicia Especial para la Paz; ha recorrido los Espacios de Reincorporación viendo las condiciones de vida y escuchando los logros y los dolores que viven excombatientes decididos a mantener la palabra empeñada de no volver a la guerra; ha apoyado a DIPAZ (Dialogo inter eclesial por la Paz) en la veeduría a la implementación del acuerdo y haciendo presencia en espacios de incidencia frente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas; ha seguido los debates legislativos en el congreso y ha conocido de cerca las vivencias del pueblo colombiano que se debate en una dura confrontación entre seguir en la guerra o apostarle al camino superior de la paz.
 
En este momento, es un golpe bajo recibir la noticia del retorno organizado a la guerra de personas que por largo trecho, haciendo parte con su liderazgo en todo el proceso, estuvieron decididas a dejar las armas. Quizá en su desesperanza no encontraron otra salida. Pero es esperanzador que el Partido Farc anuncie que se mantiene en el Acuerdo y que no desmayarán en el cumplimiento de lo acordado.
 
Animamos a las Iglesias a seguir apoyando esa firme decisión, porque es nuestro compromiso trabajar por la justicia y la paz que conduce a la vida. Animamos a Colombia a no rendirse ante los intereses perversos del amor al dinero y los odios que destruyen la esperanza; seguiremos apoyando, en medio de las tormentas, la posibilidad de un país más fraterno y más justo porque seguimos a Cristo, quien por amor estuvo dispuesto a entregar su vida.
 
Como Presidenta del Consejo Mundial de Iglesias para América Latina y el Caribe invito a todas las iglesias y a todas las espiritualidades del mundo a unirse en oración para que no triunfen las fuerzas de la muerte en Colombia. “Porque no podemos dejar de decir las cosas que hemos visto y oído” Hechos 4.20. Persistimos en creer que Dios nos llama a la reconciliación, a sanar las heridas de la guerra y a trabajar para la preservación de la vida.
 
La Rev. Gloria Ulloa es Presidenta del Consejo Mundial de Iglesias para América Latina y el Caribe