fbpx

 
El secretario general del Consejo Mundial de Iglesias, Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, dijo en la reunión del nuevo Consejo de la Federación Luterana Mundial (FLM) que el tema seleccionado, “De gracia han recibido; den de gracia” (Mateo 10:8), no solo “destaca la contribución más significativa de la tradición luterana” al movimiento ecuménico, sino que también “se dirige al corazón de nuestra misión compartida como iglesias”.
 
En su primera reunión anual tras haber sido elegido en la asamblea de la FLM de 2017, celebrada del 28 de junio al 2 de julio en Ginebra, el Consejo formado por cincuenta miembros ha participado en la oración, el culto y los estudios bíblicos, y ha escuchado el discurso del presidente de la FLM, arzobispo Dr. Musa Panti Filibus, además de un informe del secretario general de la FLM, Martin Junge, antes de abordar una serie de cuestiones de trabajo.
 
El Rev. Tveit afirmó: “Me emociona sobremanera verlos a todos aquí reunidos, como miembros de la familia ecuménica, y lo que me emociona aún más personalmente, como miembro y pastor de una de sus iglesias miembros, la Iglesia de Noruega, es ver los dones de la comunión luterana.
 
En su saludo a los participantes, el Rev. Tveit hizo referencia a este pasaje clásico del Evangelio, del que se hace eco la teología luterana:
 
“Cuando ‘sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos (y) echen fuera demonios’, los discípulos de Jesús no deberán ‘proveerse ni de oro ni de plata’, sino compartir el poder que les ha sido otorgado sin condición, libremente, como don para los necesitados”.
 
Esta economía de los dones “es la lógica del discipulado en la misión…”, afirmó el Rev. Tveit. “Estas actitudes difieren totalmente de las realidades de nuestros tiempos. Somos testigos de cómo sigue aumentando constantemente la desigualdad de la distribución de los ingresos y la riqueza, basada principalmente en los beneficios, lo cual tiene como resultado una globalización que provoca que muchas personas vivan en la pobreza”.
 
Entre los temas más importantes tratados en la reunión del Consejo estuvo establecer un nuevo plan estratégico para la FLM, así como para su departamento de Servicio Mundial.
 
La FLM, una comunión mundial de 145 iglesias de tradición luterana que representan a más de 74 millones de cristianos en 98 países, tiene su sede en el Centro Ecuménico (Ginebra).
 
Fonte: ALC Notícias / CMI
Foto: FLM / Albin Hillert

 
 
Por Claudia Florentin
 
Tres destacadas pastoras presbiterianas que se “despertaron” fueron honradas por sus esfuerzos decididos para desafiar el racismo y la opresión sistémica durante el desayuno de los Premios Mujeres de Fe en la 223ª Asamblea General (2018) de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos (PCUSA) que se celebra en St. Louis, Misouri.
 
Ministerios Raciales Étnicos y de Mujeres de PCUSA, reconoció a las tres clérigas por su trabajo en pos del cambio transformador y sus esfuerzos para acabar con el racismo y la injusticia. Las homenajeados de Mujeres de Fe 2018 son:
 
La Reverenda Amantha Barbee, pastora de Statesville Avenue Presbyterian Church en Charlotte, Carolina del Norte, sirve en el Comité de la Asamblea General sobre Relaciones Ecuménicas e Interreligiosas. Anteriormente se desempeñó como moderadora de Misión y Justicia y en el grupo de trabajo sobre Racismo del Presbiterio de Charlotte.
 
La Reverenda Karen Hernández-Granzen, quien se desempeña como pastora de la Iglesia Presbiteriana de Westminster en Trenton, Nueva Jersey desde 1995. Ella es miembro del Consejo Asesor Latino de Trenton, la Comisión de Derechos Civiles de Princeton y anteriormente fue miembro de la junta directiva de la Red Intercultural Presbiteriana.
 
La Reverenda Liz Theoharis es la codirectora del Centro Kairos y la copresidenta de la Campaña Poor People: Un llamado nacional para el renacimiento moral. Theoharis es autora de ¿Siempre con nosotros: Lo que Jesús realmente dijo sobre los pobres? (Eerdmans, 2017).

 
Por Claudia Florentin
 
Líderes de la Alianza Mundial Bautista y la Federación Europea Bautista (que incluye a Oriente Medio), expresan en un documento “profunda preocupación por las crecientes tensiones entre Israel y Palestina que han llevado a la violencia y a muchos civiles palestinos muertos, incluyendo niños inocentes, en Gaza en los últimos días”.
 
La carta expresa solidaridad con quienes sufren “especialmente nos preocupa la desesperada situación dentro de Gaza”.
 
“Incluso antes de la actual emergencia médica que surge de los muchos centenares de civiles heridos en los últimos enfrentamientos, uno de nuestros líderes Bautistas, que visita regularmente Gaza, recientemente describió la situación como “prácticamente sin electricidad, agua, dinero-o esperanza”.
 
Aborrecemos, dicen, el recurso de la violencia de dondequiera que venga, ya sea por grupos militantes o por la opresión sancionada de estado. La violencia engendra violencia y conduce a que ambas partes vivan en constante temor de la otra. Este no puede ser el camino a una paz duradera con justicia.
 
Instan a los líderes mundiales “a que eviten acciones y declaraciones provocativas que sirvan para inflamar el conflicto y, en cambio, a restablecer la prioridad urgente de un proceso de negociación hacia una paz justa para que los israelíes y los palestinos puedan vivir juntos en armonía y dignidad en el mismo espacio geográfico”.
 
“Creemos que es responsabilidad de la comunidad internacional defender los derechos humanos de la comunidad Palestina y tratar de crear las condiciones en las que la paz tenga la oportunidad de florecer”.
 
Apoyamos, enfatizan, a las comunidades cristianas en Israel y Palestina, incluyendo nuestras Iglesias Bautistas y otras iglesias evangélicas similares que continúan siendo testigos del Evangelio de la no-violencia, la reconciliación y la esperanza. Apoyamos esas iniciativas tanto en Israel como en Palestina que reúnen a israelíes y palestinos y buscan la reconciliación y la esperanza restaurada del Reino de Dios.
 
Finalizan diciendo: como líderes Bautistas compartimos el grito del corazón de Jesús mismo que, ‘ cuando él se acercó y vio la ciudad (de Jerusalén), lloró sobre ella, diciendo: “¿ah, sí por lo menos hoy pudieras saber lo que te puede traer paz! ” (Lucas 19:41-42)

 
Por Claudia Florentin
 
“Es un desafío para ALC NOTICIAS el poder avanzar en un espacio concreto de formación académica ecuménico de relevancia junto con la Universidad Nacional de Tres de Febrero- Untref en Argentina, con una Diplomatura en DDHH, Sociedad y Estado que permita a las organizaciones basadas en la fe y comunidades de fe en América Latina comprender no sólo los procesos históricos aún vigentes sino las dinámicas de participación y organización social en el continente”, dice el Director de ALC, Rev. Leonardo Fèlix.
 
El Dr. FLavio Rapisardi, Coordinador Académico de Untref, afirmó: “Celebramos está articulación entre una organización ecuménica latinoamericana de comunicación con nuestra Universidad porque permitirá rediscutir los derechos humanos en clave continental, promoviendo  agendas y coordinando acciones en un marco caracterizado por violaciones de DDHH; y la necesidad de formar recursos comunitarios calificados para impulsar procesos de libertad y equidad”.
 
La Diplomatura será anunciada en los próximos meses, con formato enteramente virtual y permitirá que lideres ecuménicos de toda la región puedan acceder a la formación con titulación oficial.

 
 
Latinoamérica es una región extremadamente violenta para los periodistas. Solo en la década 2006-2015, UNESCO ha condenado 176 asesinatos de periodistas en esta parte del mundo. Los promedios de impunidad son incluso mayores: solo el 11.4% de esos casos fueron resueltos.
 
Una investigación independiente, que revisó tres décadas de asesinatos de periodistas en Colombia, a cargo del doctor Germán Reyes, solicitada por la Presidencia de la República de ese país, mostró que la impunidad allí era incluso mayor: 98% de los casos no hallaban culpables.
 
En ese marco IPYS y UNESCO presentan una serie investigativa, que a través de una muestra de casos en cuatro países, da a conocer el negligente papel de los estados para hallar culpables en casos que atentan contra periodistas.
 
Se trata de los asesinatos de David Choquepara, Perú; Nelson Carvajal, Colombia; Marcos Guerra, Brasil; Laurenti Castillo y Alfredo de León en Guatemala.
 
El informe se puede bajar aquí: impunidad.ipys.org/pages/historias
 
Fuente: Instituto Prensa y Sociedad / UNESCO

 
Dando un paso de enorme importancia, la Corte Suprema de Justicia de Colombia emitió una sentencia que declara que la Amazonia, como región ecológica, es un sujeto de derechos. Se suma así a otras iniciativas que abandonan el convencionalismo de entender a la Naturaleza solamente como objeto.
 
La decisión, aprobada el 5 de abril de 2018, dice que la Amazonia es un “ecosistema vital para el devenir global”, y que, en aras de protegerla, se la reconoce “como entidad ‘sujeto de derechos’, titular de la protección, de la conservación, mantenimiento y restauración a cargo del Estado y las entidades regionales que la integran”. A partir de ello, la decisión mandata al gobierno, incluyendo ministerios, agencias y municipios, a iniciar distintas acciones con un objetivo muy ambicioso: cero deforestaciones.
 
Colombia ya había dado un paso en el mismo sentido, cuando reconoció en 2016 que el Río Atrato era un sujeto de derechos. El caso actual es un poco distinto, ya que responde a una impugnación elevada por 25 jóvenes y niños de siete a 26 años que consideraban que como la deforestación amazónica contribuía al cambio climático ponía en riesgo sus derechos en el futuro. Esta fue una acción que emuló a la demanda que niños y jóvenes de Estados Unidos presentaron contra el gobierno federal por sus inacciones ante el cambio climático.
 
La medida es muy importante ya que la Amazonia colombiana, como ocurre en los demás países de la cuenca, está bajo una muy fuerte presión. En este país, se perdieron más de 70 mil hectáreas de selva en el año 2016, una cifra muy superior a la del año anterior.
 
Dos caminos hacia la misma meta
 
En América Latina parecen insinuarse dos caminos en otorgar derechos a la Naturaleza. En uno de ellos el punto de partida es el reconocimiento de la Naturaleza como sujeto, y desde allí se derivan variadas consecuencias, y entre ellas está otorgarle derechos legales. En el otro, se parte de ampliar los derechos de las personas para dar un salto al brindar ese tipo de reconocimiento al ambiente. Se llega a situaciones similares pero los puntos de partida son diferentes.
 
En efecto, el primer recorrido fue el que se realizó en Ecuador, donde en la nueva Constitución se entendió que lo no-humano eran sujetos, y desde una perspectiva intercultural, fueron ubicados en la Naturaleza o en la PACHAMAMA. Al ser sujeto debían tener un reconocimiento de sus derechos, y éstos se desplegaron en paralelo a los derechos de los humanos.
 
La resolución colombiana, en cambio, se inscribiría en el segundo recorrido. La demanda inicial puso su acento en la vulneración de los derechos de las personas. En este caso fueron los niños y jóvenes demandantes, quienes tienen una esperanza de vida entre 75 a 80 años, y por ello terminarían afectados por el cambio climático hacia las décadas de 2040 a 2070. Esos impactos además se repetirían en las generaciones futuras. El cambio climático se produciría, entre otros factores, por la deforestación amazónica, la que debería ser controlada por el gobierno colombiano, y eso es lo que no ocurre hoy en día.
 
Sin ninguna intención de minimizar ese argumento, de todos modos, hay que tener presente que su punto de partida está basado en los derechos de los humanos. En efecto, la resolución de la Corte Suprema en varias secciones aborda la vulneración del derecho humano colectivo a un ambiente sano y las consecuencias de ello en las generaciones futuras. Por ejemplo, sostiene que el “deterioro creciente del medio ambiente es atentado grave para la vida actual y venidera y de todos los otros derechos fundamentales; además, agota paulatinamente la vida y todos los derechos conexos con ella”.
 
En la decisión de la corte es llamativa la ausencia de referencias al contenido constitucional de Ecuador sobre los derechos de la Naturaleza aprobados en 2008, ya que se dialoga sobre todo con autores del norte (varias citas son a textos de muchos atrás y que no son específicos de esta temática). Ocurre algo similar con las leyes aprobadas en Bolivia sobre los derechos de la Madre Tierra, que tampoco son tenidas en cuenta. Los magistrados colombianos de alguna manera ignoran los avances o los intentos en los países vecinos en América Latina, sea para sopesar tanto sus fortalezas como sus debilidades.
 
Sin embargo, la normativa ecuatoriana aprobada en Montecristi les hubiese sido muy útil, precisamente por ese diálogo con los saberes de los pueblos indígenas (otro componente ausente en la decisión colombiana), como por incluir entre los derechos de la Naturaleza a la restauración.
 
La Suprema Corte de Justicia de Colombia se asoma a éste último aspecto ya que incluye a la restauración entre las acciones que debe encarar el Estado. Esto es de enorme importancia debido a que en muchos sitios amazónicos los ambientes actuales ya están degradados, y por ello es necesario recuperarlos para poder asegurar una adecuada conservación.
 
De la misma manera, la decisión colombiana otorga más peso a las exigencias para combatir el cambio climático y a su marco internacional. En cambio, son más débiles las consideraciones ecológicas que parten por ejemplo del valor ecológico de la biodiversidad colombiana. Esto es, los derechos de las especies de animales y plantas amazónicos a continuar con sus procesos evolutivos.
 
También se sienten las dificultades para integrar en la jurisprudencia las cosmovisiones de los pueblos indígenas. Si se buscan fundamentos para sentir y comprende una naturaleza repleta de sujetos, allí hay mucho para aprender. Allí está una de las fortalezas del proceso ecuatoriano, que no siempre ha sido adecuadamente valorada.
 
Un paso importante y una meta ambiciosa
 
De todos modos, el paso que se está dando es importante, y más aún en el contexto colombiano, cuando muchas zonas amazónicas quedarán liberadas a la penetración extractivista como resultado del proceso de paz. Las argumentaciones siguen siendo, sin embargo, esencialmente antropocéntrica, y dentro de ese campo, bastante eurocéntricas. El paso hacia un biocentrismo aparece en ese reconocimiento de los derechos en la Amazonia, pero necesita de fundamentaciones y elaboraciones más detalladas. Es un paso prometedor, pero debe ser complementado y apuntalarlo.
 
Algo similar ocurre en los países vecinos, donde hay otros esfuerzos como las dos leyes de la Madre Tierra en Bolivia, o el proyecto de ley de derechos de la Naturaleza que en Argentina promueve una y otra vez el senador Fernando “Pino” Solanas.
 
Finalmente, otro componente destacado en la resolución es que claramente se indica que el responsable de todas las medidas y acciones es el Estado. La resolución mandata a la presidencia de Colombia y a otras instituciones, como el Ministerio del Ambiente, a formular planes de acciones contra la deforestación amazónica. También exige que los municipios de esa región implementen en cinco meses planes de ordenamiento territorial. Impone además medidas en el mismo sentido a las agencias regionales para el desarrollo sostenible en la Amazonia.
 
El objetivo es radical: cero deforestaciones. Y otorga 48 horas para iniciar esas tareas. Esto redobla la importancia de esta resolución. Ofrece nuevos argumentos para detener el avance extractivista en la Amazonia, indica claramente los responsables para el cambio de rumbo, y se constituye en un ejemplo que los demás países amazónicos deberían seguir cuanto antes.
 
Texto: Eduardo Gudynas - Investigador en el Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES). Su libro sobre los derechos de la Naturaleza ha sido publicado en Argentina, Bolivia, Colombia, Perú y Ecuador. 
 
Fonte: ALC Notícias / Alainet
Foto: iStock/Thinkstock